Nuestros valores

Nuestras prácticas están impregnadas por ocho valores que se manifiestan en nuestro propio desempeño y quehacer profesional:

  • Respeto a la dignidad humana. Este valor se refiere al grado de consideración que mostramos por la naturaleza humana y las maneras de ser de las personas, o de sus familias, grupos, empresas, instituciones o comunidades con las que trabajamos. Todo ser humano es un fin en sí mismo y no puede ser reducido a un instrumento para fines ajenos.
  • Autonomía. Desde Lorategi entendemos que las personas son capaces de definir el tipo y el proyecto de vida que quieren vivir y tienen también la capacidad de darse sus propias soluciones, sólo requieren un impulso, un apoyo y deciden cuándo y cómo lo solicitan.
  • Libertad. Las personas con las que trabajamos tienen la posibilidad de tomar las decisiones que entiendan oportunas para la realización de sus propios proyectos de vida.
  • Curiosidad. A las personas que nos invitan a compartir y participar de sus procesos vitales les ofrecemos una curiosidad activa y nuestra disposición y apertura a escucharlas y explorar sus ideas, poniendo en valor nuestro propio pensamiento al tiempo que contribuimos a la creación de un conocimiento compartido.
  • Humildad. La asunción de este valor nos ayuda a esforzarnos por tratar de comprender las visiones, perspectivas y formas de ser de cada persona, grupo o comunidad con la que trabajamos. Para ello, trataremos de escuchar a las personas sin perder de vista nuestra experiencia y valor humano, dialogando con madurez hasta encontrar el camino que realmente sea el mejor para todas las personas.
  • Responsabilidad. Tenemos nuestro propio criterio sobre cómo construir una convivencia saludable, pacífica, segura y justa y asumimos la responsabilidad  de contribuir a ella, con humildad, cuestionando siempre nuestro propio enfoque y mostrando el impacto que nuestras actuaciones generan en las demás personas
  • Inclusión: En nuestro trabajo con las familias y las comunidades tratamos de acceder e incluir a todas las personas afectadas por las situaciones de conflicto. Con frecuencia esto nos lleva a tratar con personas sospechosas o responsables de graves violaciones de los derechos humanos. Tal contacto es un requisito necesario para trabajar la construcción de una paz justa, restauradora y reconciliadora. Sin embargo, ello no implica que apoyemos o suscribamos sus puntos de vista o sus conductas. Nuestro compromiso está dirigido a la construcción de paz desde el respeto a los derechos humanos y esto implica tomar decisiones sobre qué acciones podemos realizar para alcanzar dicho objetivo.
  • Diversidad: Lorategi está comprometida con el respeto y la promoción de la diversidad humana: cultural, étnica, lingüística, sexual, funcional, etc., y entiende que la pérdida de diversidad puede amenazar la propio vida y comunidad humana, pero ello no nos impide trabajar en la transformación de aquellos comportamientos que, aunque sean culturalmente aceptables, violen los derechos humanos e impidan la satisfacción de las necesidades esenciales.
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close