Por qué Lorategi

Nuestra sociedad enfrenta, junto a otros pueblos del mundo, importantes retos y desafíos para nuestra convivencia pacífica y democrática. En el desarrollo de esta tarea existen riesgos relevantes que afectan al legado de nuestros antepasados y amenazan el propio futuro de nuestras hijas e hijos.

Uno de los principales desafíos que afrontamos en este siglo es cómo abordar y transformar nuestras diferencias y desacuerdos, cómo resolver los conflictos de modo cooperativo, evitando el empleo de la violencia, desde nuestros hogares hasta en las relaciones internacionales entre los Estados

Los daños psicológicos, sociales, políticos, humanos, ecológicos y económicos que ocasiona el empleo de métodos violentos los podemos constatar mirando en nosotras mismas o a nuestro alrededor, en aquellas personas cercanas que han sufrido sus consecuencias o en muchas de las noticias que difunden cada día los medios de comunicación social.

La ruptura de vínculos familiares, laborales y sociales, así como la creación de enemistades debilitan profundamente a nuestra comunidad. Cada lazo roto daña nuestras posibilidades de desarrollo humano y social, dificulta la convivencia pacífica y promueve riesgos y amenazas para la seguridad común y nuestra prosperidad.

Al igual que la comunidad de pescadores repara las redes de pesca para volver a faenar en el mar, desde Lorategi entendemos que los miembros de nuestra comunidad necesitamos involucrarnos activamente en este proceso de reparación y arreglo de vínculos sociales y comunitarios.

Cuando surge un conflicto entre nuestros familiares, vecinas y vecinos o miembros de grupos sociales o comunidades diferentes, frecuentemente ocurre un acontecimiento relevante: se rompen las vías de comunicación entre ellas y se niega a la otra parte la posibilidad de ser escuchada y atendida en sus necesidades humanas. Estas circunstancias dificultan la búsqueda de una salida al conflicto y promueven la enemistad, la confrontación y la violencia.

Como profesionales y personas afectadas por los conflictos de nuestra comunidad, desde Lorategi queremos constituirnos en un puente entre las personas, grupos o comunidades divididas y enfrentadas. Un puente que favorezca el desarrollo humano, la convivencia pacífica, la participación ciudadana, el diálogo creativo, el entendimiento mutuo, la negociación y el beneficio compartido en el marco de unas relaciones viables y saludables.

Y, ¿cuándo no sea posible construir puentes? Sabemos que en múltiples situaciones las partes en conflicto no nos permitirán edificar una infraestructura de paz o no será posible o viable disponer de la voluntad o los recursos necesarios para construir un futuro compartido. Pero, al igual que donde no hay un puente se emplea una barca de paso, nuestra organización también estará preparada para sustituir al barquero en las tareas de exploración, facilitación, intermediación y pre-negociación entre las partes involucradas en un conflicto. Estas tareas tratarán de contribuir a madurar la posibilidad de construir un puente de entendimiento en un futuro próximo.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close